viernes, 4 de septiembre de 2009

Y luego te ponen pegas si llevas liquidos en el avión...

Navegando por la web de Delta Airlines, la aerolínea que tendrá a bien llevarme de vuelta a mi tierra, me encuentro con que las normas de aceptación de equipajes en el avion incluyen lo siguiente:


Obviamente, resulta injusto que A MI me cobren 50$ de más por exceso de equipaje, y estas cosas se permitan subir al avión. Asi que he elaborado mis propias (y completamente arbitrarias), normas al respecto:

Por subir al avión una silla de montar: El pasajero que lo intente recibirá un balazo en ambas rodillas con un colt del 45, y un calendario del 2009 para recordarle que el Oeste murió hace dos siglos.

Por subir al avión una cornamenta:
Una multa por traficar con animales, y los papeles del divorcio (está claro que, además, su mujer se la está pegando con otro).

Por subir al avión una piña hawaiana: Como penalización, se le hará bailar el limbo con una camisa de flores mientras trata de pasar (sin rozarla), por debajo de una barra imaginaria sostenida por el sobrecargo.

Por subir al avión Un bolso militar de estilo marinero:
120 horas de servicios sociales y un curso de corte y confección en el estudio de Jean Paul Gaultier.

A continuación otros posibles objetos igual de absurdos, suceptibles de ser considerados como "equipaje especial", y cuyo transporte debería estar estríctamente regulado:

Un trozo del fuselaje del "challenger".

La ceja izquierda de Roger Moore (la derecha será facturada convientemente).

El anillo del Señor de los anillos.

Los cinco jinetes del apocalípsis.

Las Cinco horas con Mario.

La prótesis de silicona que se le rompió en pleno vuelo a Ana Obregón*.

*Siempre que no exceda de los 100ml. Lo cual, obviamente, no es el caso.

6 comentarios:

saroide dijo...

ajjajjajajjajaa, me meoooooo. ¿Cuándo vuelves, que me quiero tomar un cofis contigo? ¡Muamuamuamua!

Señor Werty dijo...

jajaja me gusta la de hacer el limbo mientras bajan la escalera jajaja

sau2

Señorita Puri dijo...

A ver, mon, tú vas a una discoteca y dices: Quién quiere una silla de montar y quién quiere una botella de agua? Y todo el mundo se lanza a por la botella y pasa de la silla.
Pues algo tendrá la botella, que la juventud está echá a perder y sólo toma drogas y bebe porros y se inyecta anfetas y eso .así que cuidadito con el agua, que lao carga el diablo.

Serafina dijo...

Pues ya que llevan la silla podrian dejarsela al caballo y asi no ocupa asiento en turista, que asi huele despues con to cerrao!
Besazos

saroide dijo...

¡Y lo mejor de esta entrada es que aguanta muy bien las relecturas! El otro día estábamos Pitu y yo partiéndonos de la risa con la piña hawaiana y el bolso de estilo marinero- piratttta :P

Mon dijo...

Jajaja, sois la boooomba. Pero la de king África, la famosa! No las "otras" (¿?)

gracias, querido publico...