miércoles, 23 de abril de 2008

Feliz día del libro

Yo te enseñé a ser como eres, abriendo las puertas de tu propia conciencia.
Yo te dí la llave del progreso. Te hice viajar a otros mundos. Te hice soñar.
Yo te hice reflexionar, te ayudé a aprender y te enseñé a amar… pero tú… tú preferiste usar todo el conocimiento, todo el poder que te di, para acabar con tu especie…

Ahora todo el saber morirá conmigo. Porque YO soy el último libro sobre la faz de la tierra...

Un globo, dos globos, tres globos...

Objetivo: Recaudar fondos para una escuela católica al tiempo que se bate un estúpido record.

Protagonista: Un sacerdote brasileño.

Idea feliz: ¿Porqué no me ato un millar de globos a la espalda y salgo volando?

Resultado: La última vez que contactaron con éste oligofrénico pudo llegar a preguntar por el móvil "que cómo se usa el GPS", para poder dar al longitud y latitud de donde se encontraba.

Conclusión: Si algo puede salir mal, saldrá mal. Y si eres un gilipollas, más aún...

Pregunta a Ratzinger Z... ¿Seguro que sólo te avergúenzas de los curas pederastas?

martes, 22 de abril de 2008

Estos japos...

Cuando un japo es moderno, lo es a full.

video

lunes, 21 de abril de 2008

Pelé(le)

Me manipula. Me hace creer cosas que no son. Me maneja como aun pelele a su antojo provocando en mí sentimientos encontrados, de frustración, miedo, ira, euforia... me hace creer una y otra vez que todo va a cambiar, que todo va a ir a mejor. Pero me miente, nos miente a todos. En realidad lo hace con todos los que le prestan atención. Y para ello manda emisarios. Mensajeros. Gente que cumple a la perfección su papel. Y todos ellos son cómplices. Cómplices de que me haya pasado el fin de semana entero tirado en el sofá... pero no me basta, quiero ser manipulado aún más... así que esperaré con ansia la cuarta temporada de Perdidos...

miércoles, 16 de abril de 2008

Agraaadecida... y emocionaaaada... sooola-mente-puedo decir...

Extraño formato éste del blog. Es un diario personal (al menos para mí), pero no deja de ser público, con lo cual se transmuta en algo especial. Así, a lo tonto, y nunca mejor dicho vistas las chorradas que se me pasan por el "celebro", y en gran parte gracias a vuestro estímulo (si nadie me leyera, no tengo claro que escribiera tan a menudo...),
HE LLEGADO A LAS 100 ENTRADAS!
EN ESTE CASO, 101, titulo de uno de mis discos favoritos de mi grupo favorito, Depeche Mode.

Así que gracias por leerme, alguna vez, por los comentarios, y sobre todo porque en vista del moderado pero evidente éxito, a tenor de vuestras reacciones, procuraré darle caña al libro que estoy preparando... (os jodéis, jajaja).

Un beso a todos/as.

(Y buscaos un hobbie, cojones! que no puedo estar entreteniendo a la peña to´l dia... :-)

No pasa nada. Y cuando digo nada... es nada.

8:40. Entro muy resuelto a la oficina de correos a echar una carta. Encima me va a sobrar tiempo, me digo.

8:41. Espero de pie con mi ticket electronico, que indica cuándo llegará mi turno. Miro a mi alrededor y pienso que no tardarán en atenderme.

8:45. Ya parece que me va a tocar... inexplicablemente advierto que tengo 15 numeros por delante, a pesar de que en la propia oficina no hay más de diez personas y la mitad son los propios funcionarios de correos (¿?)

8:47. Empiezo a impacientarme. Seguro que roban los números ellos mismos para trabajar la mitad de tiempo.

8:48. Me fijo en una chica sentada, muy mona, pero vestida con ropa un poco infantil. Le planteo mis dudas respecto a su vestimenta y me comenta que cuando entró, íba al colegio. Acaba de terminar las oposiciones a esa misma oficina. Creo con esto que trata de decirme algo, pero no sé qué es.

8:52. Un hombre con notable sobrepeso (lo cual le hace sudar en abundancia), le pide sudando a la funcionaria de turno una caja para meter en ella algo frágil. El resto de funcionarios, hasta un total de 6, parecen no dedicarse a nada que tenga que ver con Correos, enviar paquetes o incluso esa misma oficina. Veo demasiadas caras de sudoku.

8:53. Inexplicablemente siguen intentando encontrar ubicación al dichoso paquete.

8:54. Se me ocurren multitud de lugares donde se puede meter este señor el maldito paquete. Todos son mencionados en al menos un 90% de los tratados de anatomía básica.

8:55. El tiempo pasa cada vez más despacio. Si pasa más despacio se detendría o sería algo así como meter una carta de ajuste en un consejo de ministros.

8:56. No pasa ni una mosca con la que distraerme. Oigo crecer mi propia barba, correr la sangre por mis venas e incluso cómo la filtran mis riñones. Cuento las lineas de las baldosas del suelo. Son exactamente 53. Me pongo a contar las verticales, a ver si me llevo una sorpresa.

8:57. Por fin parece que ocurre algo...se nota en el ambiente... una nube de ritmo frenético invade la oficina de correos...

8:58. La funcionaria, cuyos brazos parecen pensar un kintal por lo lento que los mueve para hacer cualquier cosa, empieza a hablar...

8:59. ...empieza a hablar con otra funcionaria. Falsa alarma.

9:05. ¡¡¡¡Llevo aquí 25 minutos para enviar una puta carta!!!!! Me voy a currar, que se me hace tarde.

17:00. Mi jefe no lo entiende. Pero aún así salgo a las 16h del curro y me meto en la cama cual crío el día de reyes. Sin poder pegar ojo pero con la ilusión de despertarme a las 5am para poder estar el primero en Correos...

¿En qué estrella estará... la puta rima?

Siendo muy benévolo, y partiendo de la base de que la canción "en qué estrella estará" me gusta (dejando a un lado lo pegadizo y "comercial" del tema), definiría en una palabra el segundo disco del grupo Nena Daconte como INSUFRIBLESUCESIÓNDEFRASESRAMPLONAS,EXTRAIDAS
(SINMÁSFILTROQUELATOTALAUSENCIADESENTIDOCOMÚN),
DELDIARIODEUNAADOLESCENTEEXCESIVAMENTEHORMONADA.

Mensaje secundario a Nena Daconte: Hay una cosa muy bonita llamada rima consonante que de vez en cuando (¡¡¡¡o alguna puñetera vez!!!!), molaría usar en vuestra INSUFRIBLESUCESIÓNDEFRASESRAMPLONAS,EXTRAIDAS
(SINMÁSFILTROQUELATOTALAUSENCIADESENTIDOCOMÚN),
DELDIARIODEUNAADOLESCENTEEXCESIVAMENTEHORMONADA.

Y ya que vuestro segundo disco está plagado de esta INSUFRIBLESUCESIÓNDEFRASESRAMPLONAS,EXTRAIDAS
(SINMÁSFILTROQUELATOTALAUSENCIADESENTIDOCOMÚN),
DELDIARIODEUNAADOLESCENTEEXCESIVAMENTEHORMONADA, me veo obligado a borrar el disco de mi mp3, mi disco duro y cualquier soporte que me recuerde a esta INSUFRIBLESUCESIÓNDEFRASESRAMPLONAS,EXTRAIDAS
(SINMÁSFILTROQUELATOTALAUSENCIADESENTIDOCOMÚN),
DELDIARIODEUNAADOLESCENTEEXCESIVAMENTEHORMONADA, excepto claro está, este blog.

lunes, 14 de abril de 2008

Lo que es, es como es

Puedes llamarlo estilista. Pero es un peluquero.
Empleado de finca urbana, al Conserje.
Piel de Pékari, pero es piel de cerdo.
"Almond", pero son putas almendras en una tableta de chocolate.
Restaurador, por propietario de un restaurante (no confundir con el pobre que hace Bellas Artes y restaura cuadros, aunque acabe igualmente de camarero).
Puedes llamarlo class, avant class, business o economy, pero no dejará de ser subir a un avión, aguantar un viaje de cinco horas y pagar más o menos por un asiento que te asegure una trombosis (que es lo que es, y no el síndrome de la clase turista), o una bolsa más o menos de cacahuetes previo pago de su importe (serán de oro).

Seamos honestos. Lo podemos llamar "La razón", capas de celulosa o Luxury, con la cara de la preysler impresa en él (lo que no deja de ser una imagen turbadora), pero no deja de ser lo que es.

Papel de culo.

Somos poco más que un nabo

No, no me refiero al aspecto sexual (a nadie le gusta ser un hombre objeto, y menos aún un vegetal-objeto). Me refiero a la frase que afirma que "no se puede sacar sangre de un nabo", porque parece ser que muchos no se dan aún por aludidos. Son numerosas las voces que alertan de una desaceleración económica general. En resumidas cuentas, cuando todo va bien para las empresas mundiales, todos estamos bien. Pero cuando algo va mal, estamos (la gente de a pie), decididamente mal. ¿Para qué reducir tus beneficios si puedes recortar plantillas? Auguran problemas por las subidas del precio de la vida, como si la causa de ésta subida fuera ajena a ellas. Malos augurios motivados por el hecho de que las empresas empiezan NO A TENER PÉRDIDAS, SINO A VER DISMINUIDOS SUS PORNOGRÁFICOS E INMORALES RESULTADOS BURSÁTILES.

Empecé este blog justamente con este pensamiento, y llamé al artículo "La gran mentira". Y a día de hoy nos siguen mintiendo. Somos nabos y en juliana nos convertiremos. Y nos exprimen hasta la nausea Bancos, Comercios, Empresas y hasta Organismos públicos. Somos la gallina de los huevos de oro para el Carrefour, el director general de la empresa que no paga las horas extras que le regalamos, el banco que nos ahoga con la hipoteca o el ayuntamiento de turno al que subvencionamos con multas e impuestos varios. Y ahorramos con suerte un 5, 10, ¿15%? de nuestros sueldos... para poder regalarlo a empresas de viajes y turismo que nos saquen de nuestra diaria licuadora vital. Como si el dinero creciera en los árboles...

Pues miren, no, no pago 2,40 euros (nada menos que 400pts), por una simple bolsa de patatas fritas por muy gourmet que sean.
No, Tampoco pago 60 millones de pesetas por un piso de apenas 55m2.
Y olvídese de que piense que una subida del IPC en mi ya mísero sueldo es una gran subida (soy yo el que te hace obtener, con mi fuerza de trabajo, tus enormes beneficios, así que yo hago subir tu sueldo, y no al reves).
Y gracias, empresa municipal de transportes, por cobrarme por un lado mis impuestos y por el otro un sms que me explique dónde cojones se encuentra el autobús que llevo media hora esperando porque hay huelga de conductores... que reclaman su mísera pero aún así necesaria subida de sueldo por encima del IPC.

Exprime un nabo y saldrá algo de zumo. Intenta sacarle sangre y tendrás una crisis económica.
No se si se puede sacar sangre de un nabo, pero abajo hay aparcado un autobús de donaciones de sangre y he bajado a preguntar. Dentro una enfermera muy amable me insiste en que no cotizan en bolsa...

Pero yo ya no me creo nada.

jueves, 10 de abril de 2008

La paradoja del tiempo

El tiempo es relativo, decía Albert. Pero yo discrepo. Pienso que al ser una percepción subjetiva, éste no existe (Einstein tampoco, por estar muerto). Los seres humanos somos una raza tan egocéntrica que nos creemos no sólo que existe el tiempo, sino que podemos dividirlo a pesar de reconocer que es infinito. Lo cual es una incongruencia matemática.

Pero en la práctica tenemos más poder del que creemos. Podemos hacer que pase más despacio, y hay muchas formas de hacerlo, por ejemplo, viendo el Debate sobre el estado de la Nación. O que pase más rápido, teniendo un orgasmo, pasandolo genial (y deseando por tanto que no se acabe nunca ese momento), o necesitando que el tiempo se ralentice. Y ahí reside la paradoja temporal: Si nos tocamos las narices, y nos aburrimos como ostras, somos conscientes de que el tiempo pasa, y muy depacio. Pero si disfrutamos, los días pasan volando y de pronto decimos: ¿Ya estamos en Mayo? o... ¿Ya tengo cincuenta años? (Lo peor es no haberlos disfrutado, y que pasen volando...).

Pero Einstein, a la hora de formular sus teorías, no contaba con la existencia de Ávila. Caja de Pandora monumental donde las haya, consta de un bien (las yemas de Santa Teresa), y un mal (el aburrimiento). De hecho mi amigo Maito afirma sin ambages que la muralla se construyó para contenerlo, y que no escapara... y hasta nueva orden (o hasta que mi amiga Pitu me lleve de marcha por allí), Ávila seguirá siendo paradigma del aburrimiento, icono del tedio... y punta de lanza del hastío vital.

Quieres hacer que el tiempo se detenga (e incluso retroceda)?
Viaja a Ávila.

miércoles, 9 de abril de 2008

Micro-historias de terror (III)

Más rápido que el viento.

Echó a correr sin mirar atrás. Si miras es peor, pensó, como pensaría un escalador para no mirar bajo sus pies. "Más rápido... más rápido que el viento..." se repetía a sí mismo. "No mires atrás, por lo que más quieras", se decía. Su vocecilla interior cada vez sonaba más fuerte. "Huye y no mires atrás..." Corrió tanto como pudo, como alma que lleva el diablo... tan deprisa como le permitieran sus fuerzas intentando que no le alcanzara ni tan siquiera el mismísimo Eolo; Portador de infortunios. Quinto jinete del apocalipsis, mensajero del Averno... pues el viento sólo traía cuatro dañinas palabras consigo... cuatro palabras livianas como el aire que las transportaba, pero que al escucharlas caerían sobre él como una pesada losa el resto de sus días: "Cariño. Tenemos que hablar."

Micro-historias de terror (II)

Un día cualquiera

Don Carlos era un profesor de Universidad serio, enjuto, envejecido no tanto por la edad sino por su desmedida afición a los libros. Eternamente encorvado en sus libros y sobre todo aquello que fuera negro sobre blanco. Aborrecía la modernidad. Le daba verdadera alergia. Todo lo que emitía el más mínimo tufillo de frivolidad le aterraba, y le encantaba decir a sus allegados, pues amigos no tenía, en un hábil juego de palabras, que consideraba la cultura actual como "llena de vacuidad". Pero a pesar de su caracter uraño nunca tuvo enemigos, y nadie se explicaba que su casero encontrara el cadáver putrefacto de Don Carlos en el suelo de su salón, tras varios meses sin pagarle el alquiler. "Era poco hablador, pero no se metía con nadie y pagaba puntualmente", dijo a la policía. Allí mismo, tendido en el suelo el forense dictaminó la causa de la muerte. "Este hombre ha muerto de miedo. Necesitaría hacer más pruebas en el laboratorio, pero nada da indicios de lo contrario", dijo al astuto inspector encargado del caso. Éste asintió con la cabeza haciendo notar que ya lo sabía. Que las pruebas de laboratorio no iban a ser necesarias, y que disponía de más información de la necesaria. El inspector esbozó media sonrisa no exenta de humor negro, porque sostenía entre sus dedos algo que encontró bajo el cadaver minutos antes de que llegara el matasanos. Un llamativo sobre color magenta con la foto de una rubia un tanto hortera, y sujeta con un clip una invitación que rezaba así: "Tengo el honor de invitarte a mi programa, en el que te entrevistaré personalmente acerca de la reciente publicación de tu libro. Hablaremos de nuestras "cositas" y podrás acompañarme aconsejando a nuestras televidentes en mi consultorio de sexo adolescente. Muchos muacks, Cristina... Tárrega". "Lo sé, Doctor". Exclamó el inspector. "Lo sé..."

martes, 8 de abril de 2008

Micro-historias de terror

Felices Vacaciones

Eran una pareja bien avenida... Nada se interponía entre ellos y el amor que sentían el uno por el otro... Hasta ese fatídico día. Habían decidido de mutuo acuerdo (como todas las decisiones que afectaban a ambos), irse de vacaciones a la casa de los padres de ella, en la Manga del mar menor. Un poco por ahorrar, un poco por verlos a ellos, un poco porque hasta les gustaba ir allí... Ella era profesora, y él, pintor aficionado, así que se pudieron coger ese año dos meses seguidos de vacaciones. Nada hacía presagiar el terrible momento que iban a vivir juntos. Tal vez el peor de sus vidas.
Nada más cruzar el umbral de la puerta, el aire viciado de la habitación (apenas aireada por la amabilidad de algun vecino), les golpeó en la cara haciéndoles temer lo peor. Algo incómodos y cansados del viaje dejaron las maletas en el suelo y entraron, aprovechando él para ir al baño con una actitud temerosa, inconsciente, casi irresponsable y sin saber lo que se les venía encima. De pronto, un grito helador recorrió la vecindad. El reconoció enseguida la voz de su esposa, y apenas sin terminar de abrocharse el pantalón salió corriendo del baño y acudió en su ayuda.

Y allí estaban ambas… su mujer, arrodillada en el suelo sollozando, clamando a una inexistente deidad una y otra vez porqué les pasaba esto a ellos, y la cinta del videoclub sin devolver durante los dos meses que estuvieron de vacaciones…

lunes, 7 de abril de 2008

Homenaje a la escritura automática

Siento que tengáis que volar hacia el sol. Solo yo. Sincronia inversa cuando comes. E intrusismo magico. Surcos solitarios vuelan alto. Rencor. No es pipa de la elipa. Saca fuera este momento y la piscina se vacía por momentos. Ex-senior progresía. ¡Sueltame ya! le dijo el perro a su amo. Y el perro se lamió las heridas cual gato. Xilofono radical. Encontramos magia en todo, más no lo sabemos. ¡Quieto, quieto! que me caiga dentro de la olla cual obelix no te implica. Calle 30, 40 o una. Salga Mozart y su piano sin comerlo ni beberlo. Quiero y no puedo, puedo y no debo, o no Bebo. Valdés. Saca lo peor de mi saberte tonta.

Pausa de café.

Volvemos a la carga sin complejos. Sin histerias ni historias ni hirsutismos pantojiles. ¿Qué sabe nadie cuando queremos saber? Salta baila y ríe dentro de la cueva del saber. Patatas al ajillo, o arriero. Porque arrieritos somos de vernos mutilados. Soporifera duda. Quien quiera peces, que se moje el culo, y la barba barbuda del barbo balbucea besos vinculantes.

Navidad.
Del ser.

(Escrito sin pausas de las 10:48 a las 10:49 del Lunes 7 de Abril del 2008).